Dra. Alejandra Cantos Molina

Un exilio injusto

Perfil                               

"La lucha que se pierde es la que se abandona"

Alejandra Cantos Molina, ecuatoriana, Doctora en Jurisprudencia, graduada con honores  en la Universidad Central de Quito.

Perseguida por la banca corrupta que quebrò su paìs-Ecuador.

Actualmente  vive asilada en Venezuela, pues enfrenta varios juicios que en su contra presentaron los dueños de los bancos quebrados.

La Dra. Cantos, fue nombrada Gerente General de la Agencia de Garantìas de Depòsitos por el Economista Rafael Correa Delgado cuando èste era Ministro de Finanzas, ella formaba parte del equipo de trabajo cercano al  actual Presidente de la Repùblica.

La Dra Cantos, se ha desempeñado en su paìs como una de las funcionarias mujeres màs repestadas por la pulcritud con la que ha manejado las instancias donde ha tenido que trabajar:

Desde su consulta particular, donde asesoraba de manera gratuita sobre los derechos que tienen las mujeres a una vida libre de violencias, defensora de la calidad de vida de mujeres y niñas,  patrocinò juicios de alimentos y de paternidad a menores , y se desempeñò como acusadora particular en los casos donde las mujeres eran vìctimas de abusos sexuales y asesinatos, su lìnea radical la llevò a decir en alguna oportunidad ,siendo entrevistada, a un destacado periodista ecuatoriano :

"nunca defenderè a ningun hombre, no lo hice, no lo harè". 

Su consulta se caracterizò por la atenciòn emergente sobre derechos y garantìas ciudadanas sin costo  a mujeres que aùn desconocen cuàles son los derechos que les asisten, lo que la llevò a mantener varios programas televisivos a nivel nacional  en el Ecuador.

Como Abogada del  Centro de Estudios de la Mujer, atendìa a mujeres y menores agredidos, mientras se investigaban los casos que no formaban parte de las estadìsticas ni de las polìticas de Estado para un tratamiento adecuado del problema de  violencia contra las mujeres, lo que mas tarde llevò al Movimiento de Mujeres ecuatoriano a trabajar en la implementaciòn de las Comisarìas de la Mujer y la Familia, trabajar en la Ley 103 que defiende y garantiza estos derechos.

En el Congreso Nacional, participò en calidad de Asesora de las Comisiones de la Mujer, El Niño y La Familia y de la Comisiòn de lo Civil y Penal, en propuestas para reformas que hoy son leyes de la repùblica  sobre temas  como los que tienen que ver , y, que en su momento polèmicos, dieron lugar a reformas del tipo penal de la violaciòn , estupro, atentados contra el pudor, violaciòn agravada, acoso sexual, entre los màs importantes, reformas que cambiaron el esquema de la pràctica penal en la vida de las mujeres con las reformas al còdigo Penal en 1998 y al de Procedimiento Penal  en el año 2000.

Desde la Subsecretarìa de Justicia, junto a la Dra. Mariana Argudo (+) trabajò en la reforma que transformò la concepciòn de la investigaciòn del delito, dejando sepultado al SIC, "Servicio de Investigaciòn Criminal" cuestionado por la supuesta desapariciòn forzosa de ecuatorianos(as)  en manos de la Policia,  de los que aùn no se conoce donde han quedado sus restos.

Abogada del Ministerio de Gobierno en la misma època. Consultora en El Fondo de Poblaciòn de Naciones Unidas, Istituto lationamericano de Investigaciones Sociales, en Projusticia, trabajò en proyectos que tambièn hoy son leyes en su paìs, Còdigo de Familia,  el Còdigo de Niños, Niñas y adolescentes.

Asesora de la Constituyente de 1998,  trabajò junto a otras destacadas activistas el documento "Nosotras en la Constituciòn" cuyo texto fue aprobado por la Constituyente de 1998 en un 98%. Vicepresidenta de la Comisiòn de Control Cìvico Contra la Corrupcion por 5 años, reelegida por unanimidad,se enfrentò con la banca corrupta, de ello dan cuenta los informes que la Comisiòn Anticorrupciòn ha publicado sistemàticamente -Es aquì donde empieza a tejerse la persecusiòn- es èste el momento que marca la vida de Alejandra Cantos. Conferencista ocasional de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales sobre temas de Gènero.  Primera mujer Procuradora Metropolitana del Distrito de Quito, donde ha vivido por 29 años. Gerente de la Agencia de Garantìa de Depòsitos. Siendo èste el trabajo donde su vida y seguridad corrienron riesgos hasta amenzas de secuestro.

En esta funciones la Dra. Cantos se planteò cerrar la AGD, transparentando los procesos, con una agenda mìnima donde asumìa el cierre de la Agencia, que habìa significado un costo importante para el Estado Ecuatoriano,de la investigaciòn que se hizo en su administraciòn, el costo fiscal a diciembre de 2005 llegaba a 8 mil tres millones de dòlares, un año del  presupuesto general del Estado y la mitad de la deuda externa del paìs  hasta la fecha.Durante su administraciòn se honrò la deuda a las personas naturales y jurìdicas que habìan sido estafadas por la banca corrupta que quebrò al paìs en diez años de "ocultamientos y acuerdos perbersos" (Alejandra Cantos)

La Doctora Cantos, Doctora en Jurisprudencia tiene estudios adicionales en el extranjero .Cuando se ha referido a su persona, se define feminista y activista por los derechos humanos de las mujeres. Hoy es un "simbolo de la lucha contra la corrupciòn" y un importante cuadro de las mujeres ecuatorianas. Sus maestras de la escuela primaria y secundaria la recuerdan como una estudiante brillante, lectora inveterada, amante de las artes, con aficiòn por la poesìa y pintura.Uno de sus maestros universitarios en alguna oportunidad expresò que es  "una mujer de sensibilidad social impresionante, sinembargo cuando dice  no se define, porque piensa que decir  lo contrario compromete sus principios y esos no , para ella no estan en juego".

"La Dra. Alejandra Cantos Molina, ha sido distinguida y reconocida  por su trabajo y compromiso con el pais.  Condecoraciones  y Medallas al mèrito como "Mujer Sìmbolo"  de impecable trayectoria   en las  diferentes etapas de su vida como funcionaria pùblica, la han distinguido con humildad y firmeza, convirtiendola en un referente ètico y reserva moral por  su  honestidad y transparencia."

 

 

**********************************

 

Una de sus maestras escribe:

 

UNA IMAGEN: LA DE ALEJANDRA CANTOS  

Alineados, hombres y mujeres, en colección innúmera, vamos, sin dejar huellas, salvo pocas excepciones hacia el final. (Graciela Palma Farfán).  

La vida, la que fuimos forjando se nutre mucho más de sonidos que no oímos, pero escuchamos; de cosas que sin verlas, percibimos; de presencias ausentes que flotan impalpables, y las sentimos allí, aquí dentro..

Rodeados, rodeadas, como estamos de tanto, casi nada nos pertenece; casi de nada somos dueños/as. Mas, humanos /as al fin, unos pocos, unas cuantas, luchamos por guardar, más allá de toda credulidad, una esquina de ilusión, por ejemplo; un jirón de recuerdos, un poco de esperanza; y, rescatados del olvido, acaso un gesto, una norma, una palabra. Y ¡qué grandes nos sentimos con estas pertenencias!  Así me siento, al volver sobre las huellas del ayer y reconocer las pisadas de una niña que, siendo tan pequeña, ya colocaba distancia entre sus compañeras de la escuela primaria.: la alegría, excesiva y muy propia de la edad, los juegos infantiles, los cambiaba por paleta y pinturas, por libros; para ella era mejor pintar y leer. Y empezó a ganar cada concurso en que participaba. En la secundaria, mientras sus compañeras leían Platero y yo, o María, ella leía a Cortázar o las Memorias de Adriano.

Alejandra Cantos fue excepcional, desde siempre, crítica, reflexiva; nunca sometida y hasta el cansancio, honesta. Su inteligencia abierta en todas direcciones. Un lúcido planteamiento del mundo y sus problemas, que no se malogró cuando, a los 17 años, salió de su Portoviejo, donde están sus raíces, y asentarse en la capital del país, para estuidiar Derecho. Yo la imagino en su silencio azul, en pos de luchar por sus quimeras con certeza y convicción; pues no me equivoco al afirmar que en Alejandra Cantos se cumple aquello de que: "La diferencia más importante entre los hombre y los animales radica en el sentimiento moral". Y es que hay en Alejandra Cantos una verdadera personalidad moral, tan necesaria, tan imprescindible en estos tiempos, cuando hemos visto cómo se ha consolidado, en nuestro país, una mafia organizada alrededor de la corrupción.

Yo tengo fe en las inteligencias privilegiadas para el bien. Y ese es el caso de Alejandra Cantos quien, en medio de un discreto silencio,  ha sido siempre y será una potente metáfora de lo que puede lograr la perseverancia, después de haber escalado uno a uno los peldaños del esfuerzo hasta llegar a sitiales que le han permitido, en diferentes momentos de su vida personal y profesional, moverse en entornos poblados de responsabilidades; en matices que van desde lo lícito y lo imparcial hasta la democracia y el derecho.

Esta es la imagen que tengo de Alejandra Cantos, una ciudadana de vida proba; una mujer de personalidad ejemplar, vista por quien fue su maestra, y cuyo exilio en la hermana República de Venezuela, fundamentado en una de las más grandes injusticias, por decir lo menos, agiganta su figura y la muestra en toda su plenitud y valor. Ya falta poco para que amanezca y entonces, volveré a correr, con  Alejandra Cantos, nuevas apuestas por la vida.

Graciela Palma Farfán

 Su maestra de Literatura Universal